El primer gran reto para Mateo y Lucas era probar que Yeshua – T.C.C. Jesús– era descendiente directo del segundo rey de los israelitas. Ambos estaban conscientes del hecho de que el mesías sólo podía surgir de la Casa de David.

         

       Ambos llegaron a la misma conclusión: para probar que Yeshua – T.C.C. Jesús– estaba emparentado con David, necesitaban crear un árbol genealógico para Yeshua – T.C.C. Jesús– que mostrara que su pedigrí podía ser rastreado hasta el rey de la estrella. 

         

       Mateo inició su genealogía con Abraham, pero Lucas fue un paso más allá. Él la comenzó desde Adán.

         

       No voy a incluir en la tabla de comparación a los personajes desde Adán hasta Abraham contenidos en la lista de Lucas porque no hay necesidad de ello. Lean las listas simultáneamente, y descubrirán algo muy, pero muy interesante:


Genealogía escrita por Mateo

Genealogía escrita por Lucas

Abraham

Abraham

Isaac

Isaac

Jacob

Jacob

Judas

Judá

Fares

Fares

Esrom

Esrom

Aram

Aram

Aminadab

Aminadab

Naasón

Naasón

Salmón

Salmón

Booz

Booz

Obed

Obed

Isaí

Isaí

David

David

Solomon

Natán

Roboam

Matata

Abías

Mainán

Asa

Melea

Josafat

Eliaquim

Joram

Jonán

Uzías

José

Jotam

Judá

Acaz

Simeón

Ezekías

Leví

Manasés

Matat

Amón

Jorim

Josías

Eliezer

Jeconías

Yeshua

Salatiel

Er

Zorobabel

Elmodam

Abiud

Cosam

Eliaquim

Addi

Azor

Melqui

Sadoc

Neri

Aquim

Salatiel

Eliud

Zorobabel

Eleazar

Resa

Matán

Joana


Judá


José


Semei


Matatías


Maat


Nagai


Esli


Nahum


Amós


Matatías


José


Jana


Melqui


Leví


Matat

Jacob

Elí

José

José

Yeshua – T.C.C. Jesús

Yeshua – T.C.C. Jesús

         

       La lista de Lucas es mucho más larga, pero ese no es el mayor de los problemas. Si te diste cuenta, ambas listas desde Abraham hasta David son exactamente iguales. Sin embargo, de David en adelante, ¡son totalmente diferentes! ¿Cómo puede ser eso posible? ¡Ninguno de ellos concuerda! Esta es la primera prueba de que Yeshua – T.C.C. Jesús– no fue el cristo desde su nacimiento. ¡No era descendiente directo de David!

         

       Tanto Mateo como Lucas lo sabían, así que idearon la patraña de la genealogía. Pero como lo mencioné antes, no trabajaban en equipo. Ni siquiera coincidieron en lugar y tiempo, así que no tuvieron la oportunidad de comparar sus trabajos para alinearlos mutuamente.

         

       Mateo hizo lo obvio. Yeshua – T.C.C. Jesús– tenía que haber sido concebido a través del linaje de los reyes de Judá para que fuera aceptado como el mesías, así que decidió usar la genealogía de los reyes que era de dominio público.

         

       Lucas, por otro lado, no vio la importancia de que  Yeshua – T.C.C. Jesús– descendiera de todos los reyes. Su meta era relacionar a Yeshua – T.C.C. Jesús– con David, así que hizo que descendiera de Natán, quien de hecho era hijo de  David y hermano de Salomón. Para Lucas, el requisito estaba cumplido. Ahora, Yeshua – T.C.C. Jesús– era descendiente directo de David.

         

       Esta es una discrepancia enorme, ¿verdad? Todos los católicos y los cristianos creen que la biblia fue inspirada por el espíritu santo, pero ¿cómo pudo el dios que todo lo sabe cometer tal error?

         

       Un día, cuando estaba discutiendo acerca de Yeshua – T.C.C. Jesús– con un evangelista, le pregunté, “¿Quién es el abuelo de Jesús? Él inmediatamente contestó, “Jacob.” Entonces le dije, “Si yo te dijera que estás equivocado, ¿me creerías?” “No,” replicó, “estoy seguro que Jacob era el abuelo de Jesús.” Entonces le pregunté si podía tomar su biblia prestada, y le mostré la genealogía de Lucas donde se establece que el abuelo de Yeshua – T.C.C. Jesús– es Elí. El color se fue de su rostro, y no supo que decir. Pensé que iba a desmayarse, así que le dije que además de la de Mateo, había otra genealogía escrita por Lucas, y que era esa la que le estaba mostrando. Después de un rato de silencio, me dijo, “He estado leyendo la biblia desde hace ocho años, y no sabía que había otra genealogía de Jesús en ella.”

         

       Pensé que esa iba a ser la última vez que lo iba a ver, pero la semana siguiente me llamó para decirme que ya tenía la respuesta al problema. Le había preguntado a su pastor, y él le había dicho que no había contradicción alguna en las genealogías.  El pastor le había informado que ya que Mateo escribía para los judíos y Lucas para los griegos, Mateo había usado el nombre hebreo, Jacob, y que Lucas había usado el equivalente en griego, Elí. Entonces le pregunté a mi amigo que si estaba satisfecho con esa respuesta. Me dijo que ya que tenía sentido, estaba completamente satisfecho. Le dije que sentía tener que romperle su burbuja otra vez, pero que esa era otra mentira más. Para probárselo, le dije que cuando Lucas menciona a Jacob, el hijo de Isaac, no lo llama Elí, sino Jacob. Para que la explicación de su pastor tuviera sentido, todos los “Jacobs” de la lista de mateo, debieron haber sido llamados Elí por Lucas.


       Los católicos tienen una respuesta diferente para explicar esa inconsistencia. Ante todo, ellos no aceptan que es una contradicción. Dicen que Jacob se casó con la mamá de José, pero éste murió antes de que su esposa concibiera, así que, según la ley de Moisés, su hermano, Elí, tuvo que dormir con su cuñada para engendrarle un hijo a su hermano, Jacob. Como resultado, Jacob era el padre legal de José y Elí el padre biológico. Muy convincente, ¿no te parece? Bueno, eso, también, es una mentira.

         

       Si ese fuera el caso, significaría que Salomón y el resto de los reyes también murieron sin concebir, y que sus hermanos les tuvieron que engendrar un hijo a sus mujeres.


       Como todos sabemos, Salomón tuvo cerca de 700 esposas, 300 concubinas y más de 500 hijos. Todos los demás reyes tuvieron su propia descendencia, y los personajes mencionados por Lucas no están registrados como hermanos de estos monarcas.  

         

       Ya sea Mateo o Lucas está mintiendo acerca de la verdadera genealogía de Yeshua – T.C.C. Jesús. La pregunta ahora no es si Yeshua – T.C.C. Jesús– era descendiente de David porque de la manera en que ellos lo ponen, lo era. La pregunta ahora es ¿era Yeshua – T.C.C. Jesús– descendiente de Salomón y de todos los reyes subsecuentes, o era descendiente de Natán, como Lucas escribió?


       ¿Quién crees que está mintiendo? Yo pienso que ambos.  

         


       Yeshua – T.C.C. Jesús– no tenía vínculos familiares con la Casa de David. Todos los judíos lo sabían. Por eso fue que nunca pensaron que él podía ser el mesías.

         

       Lee lo que la gente común pensaba de él:


Mateo

 

16:13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?


16:14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.


Marcos


6:15 Otros decían: Es Elías. Y otros decían: Es un profeta, o alguno de los profetas.


Lucas


9:8 otros: Elías ha aparecido; y otros: Algún profeta de los antiguos ha resucitado.


       Algunos pensaban que Yeshua – T.C.C. Jesús– era Elías, otros pensaban que era Juan el Bautista, pero nadie pensaba que él pudiera ser el libertador.

         

       De hecho ningún judío entendía a Yeshua – T.C.C. Jesús porque todos sabían que no era de la Casa Real de David.

         

       Lee lo que Mateo escribió:


Mateo



13:54 Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros?


13:55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?


13:56 ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?


13:57 Y se escandalizaban de él. Pero Jesús les dijo: No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa.


       ¿Por qué estaban los judíos tan escandalizados? Estaban escandalizados porque sabían que Yeshua – T.C.C. Jesús– no era de noble cuna. El hijo de un carpintero no podía ser el mesías.

         

       El propio Yeshua – T.C.C. Jesús– sabía que él no era de sangre real:


Mateo


22:41 Y estando juntos los fariseos, Jesús les preguntó,


22:42 diciendo: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David.


 22:43 El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo:

22:44  Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?


22:45 Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?


22:46 Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.


       Está muy claro en estos versículos que Yeshua – T.C.C. Jesús– sabía de la supuesta alianza de su dios con David. Si él quería que la gente lo considerara el cristo, tenía que hacer a la gente dudar que el salvador tuviera que ser hijo de David,  por eso la enfatización, “si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?” Porque un padre no llama “Señor” a su hijo.

         

       Pero sin importar todos los esfuerzos de Mateo y Lucas por tratar de esconder el hecho de que Yeshua – T.C.C. Jesús– no era descendiente de David, al inventar las genealogías, todo fue en vano.

         

       Ninguno de ellos tomó en consideración que, según sus propios evangelios, José no tuvo nada que ver con la concepción de Yeshua – T.C.C. Jesús–. De acuerdo a ellos mismos, María concibió siendo virgen. Por lo tanto, aún si José era consanguíneo de David, Yeshua – T.C.C. Jesús– seguía sin ser pariente del multicitado rey. La sangre de José no fluía por las venas de Yeshua – T.C.C. Jesús

         

       Tratando de resolver este problema, los apologistas alegan que la genealogía hecha por Lucas no era la de José, sino la de maría. Arguyen que Lucas está hablando de la familia de María, pero como la sociedad hebrea era patriarcal, en lugar de mencionar a la esposa, que era la hija, se menciona al esposo, que era el yerno, y debido a que en hebreo no existe un equivalente para esa palabra, al yerno se le considera el hijo en una genealogía, en este caso, José. El problema es que el padre de María no se llamaba Elí. Se llamaba Joaquín. El Elí de la genealogía de Lucas no estaba relacionado a María de ninguna manera.


       Es muy difícil  sostener una mentira cuando, para hacerlo, se usan otras falsedades.

         

       Si realmente Mateo y Lucas querían que Yeshua – T.C.C. Jesús–  tuviera sangre real, debieron haber hecho la aclaración de que María era la descendiente directa de David, no José. Mas el propio Lucas declara que María era prima de Elizabeth, la esposa de Zacarías, y ella era del linaje de Aarón, lo que quiere decir que María era descendiente de los levitas o sacerdotes.

         

       Como puedes ver, Yeshua – T.C.C. Jesús– no era de linaje real, por lo tanto, no calificaba para ser el cristo. Los judíos aún esperan a su libertador hasta estos días. O tal vez ya tienen uno, los E.E.U.U.

         

       Yeshua – T.C.C. Jesús– fue hecho el cristo después de su muerte, y no por dios, sino por sus seguidores. Si el dios de los hebreos hubiera intervenido, habría escogido a un hijo de David.

         

       Mateo y Lucas no tuvieron inspiración divina tampoco. De lo contrario, nunca habrían cometido un error tan garrafal.


<<Anterior  Siguiente>>


  


Site developed by Sergio Arroyos