Por más que han tratado, los astrónomos no han podido rastrear la estrella que supuestamente guió a los magos del oriente hasta Belén.

           

       Según la versión de Mateo, algunos magos vinieron del oriente a adorar al recién nacido rey de los judíos. (En ninguna parte de los evangelios se dice que fueran tres, que fueran reyes y mucho menos se mencionan sus nombres) 

         

       Aquí están los versículos:


Mateo


2:1 Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,


2:2 diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.

 

       Después de leer estos pasajes, puedo decir que esos magos no eran tan inteligentes. Si la estrella los estaba guiando a Belén:


Mateo

 

2:9 Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. 

   

       ¿Por qué se detuvieron a preguntar por Yeshua –T.C.C. Jesús– en Jerusalén? ¿Acaso no sabían que Herodes era un usurpador, y que al momento que se enterara del nacimiento del rey de los judíos trataría de lastimarlo?

         

       No fueron los magos los que cometieron ese error tan tonto. Fue Mateo, pero no era un error tan garrafal. Él necesitaba que los magos cometieran ese error porque servía a sus propósitos.

         

       Pero la verdad es que no hubo ningún mago ni ninguna estrella. Mateo estaba simplemente tratando de hacer cumplir una más de las profecías que él pensaba que su mesías debía cumplir. Aquí está:


Números


24:15 Y tomó su parábola, y dijo:  Dijo Balaam hijo de Beor, Dijo el varón de ojos abiertos;


24:16 Dijo el que oyó los dichos de Jehová, Y el que sabe la ciencia del Altísimo, El que vio la visión del Omnipotente; Caído, pero abiertos los ojos:


24:17 Lo veré, mas no ahora; Lo miraré, mas no de cerca; Saldrá ESTRELLA de Jacob, Y se levantará cetro de Israel, Y herirá las sienes de Moab,

Y destruirá a todos los hijos de Set.


24:18 Será tomada Edom, Será también tomada Seir por sus enemigos, E Israel se portará varonilmente.


24:19 De Jacob saldrá el dominador, Y destruirá lo que quedare de la ciudad.

24:20 Y viendo a Amalec, tomó su parábola y dijo:

Amalec, cabeza de naciones; Mas al fin perecerá para siempre.


       Mateo estaba tratando de hacer cumplir la profecía de Balaam. Pero Balaam no estaba hablando de una estrella en el sentido físico. ¡Era una metáfora! La estrella era un libertador del linaje de Jacob, que podía ser cualquiera ya que todas las doce tribus provenían de él.

         

       Por eso es que la estrella no puede ser rastreada. ¡Nunca existió! Al crear esa historia, Mateo estaba tratando de insinuar que no solamente los judíos tenían que adorar al nuevo mesías, sino todos nosotros porque había venido a salvarnos a todos.

         

       Ninguna estrella se comporta como lo hizo la “estrella de Mateo”, ¡que se mueva y después se detenga en un lugar en particular!

         

       En cuanto al error tan tonto que los magos cometieron, no era tan inocente después de todo. Con él, Mateo preparó el escenario para hacer cumplir su próxima profecía:


Jeremías


31:15 Así ha dicho Jehová: Voz fue oída en Ramá, llanto y lloro amargo; Raquel que lamenta por sus hijos, y no quiso ser consolada acerca de sus hijos, porque perecieron.


       El problema de Mateo era que esta supuesta profecía ni siquiera estaba relacionada a ningún mesías. Jeremías estaba hablando del tiempo en que los israelitas fueron deportados a Babilonia.

         

       Como ya dije antes, Mateo no sabía mucho de la tradición judía. El confundió la palabra hijos con la palabra niños. Por eso era que necesitaba que Herodes “se enterara” del nacimiento del Yeshua –T.C.C. Jesús, para que Mateo pudiera inventar, “la matanza de los inocentes”, culpar a Herodes y hacer cumplir su “profecía”.   

         

       Si esa matanza realmente hubiera pasado, Lucas también hubiera escrito de ella, ¿no crees? Pero Lucas no hizo ninguna referencia a ella en su evangelio.

         

       Mateo tenía una misión, crear el mesías perfecto. Y estaba determinado a lograrlo aún si tenía que hacer cumplir profecías que ni siquiera estaban relacionadas con el mesías.


<<Anterior  Siguiente>>


  


Site developed by Sergio Arroyos