Los evangelios del nuevo testamento hablan de un Jesús que supuestamente es el cristo. Nos cuentan cómo, una a una, las profecías de los videntes se fueron cumpliendo en su persona, sugiriendo  con ello que realmente era de origen divino.


       Pero ¿realmente se cumplieron esas profecías en Jesús? ¿O fueron manipuladas para hacerlas cumplir? El evangelio más antiguo, el que supuestamente Marcos escribió, fue redactado décadas después de la muerte de Jesús. Si los hechos de cualquier evento cambian de un momento a otro (la técnica del rumor), dependiendo quien los diga, ¿qué no pudo haber cambiado en cuatro décadas?  


       Las profecías que todo mesías debía cumplir eran solamente dos. Digo todo mesías porque Jesús no sería el primer mesías del pueblo hebreo. Sansón y Ezequías, por mencionar a los más conocidos, fueron mesías. Y estas son esas dos profecías: ser descendiente del rey David y nacer en el pueblo de éste, Belén.


       A lo largo de esta obra se discute la veracidad del cumplimiento de las profecías. El autor decidió no utilizar fuentes alternas al nuevo testamento porque consideró que en los evangelios hay suficiente evidencia para refutar todas las creencias populares. Además, consideró que siempre existirá la posibilidad de desacreditar lo dicho en las fuentes alternas del nuevo testamento porque son opiniones un tanto parciales.


       Todo lo refutado aquí, tiene su sustento en la propia biblia.


Siguiente>>


  


Site developed by Sergio Arroyos