Los hombres que crearon a Celoso (T.C.C. Yahvé o Jehová) es un minucioso análisis de la biblia judeo-cristiana. Establece que las enseñanzas del libro sagrado de los hebreos no fueron creadas para dirigir la vida de toda la humanidad, sino solamente la de los hijos de Israel. También afirma que no fue hasta los tiempos de Constantino, el emperador Romano, que la biblia hebrea fue transformada para incluir a los otros pueblos del imperio.


       El eslabón perdido de la evolución se encontró en la biblia. En este libro, el autor revela la evidencia que prueba que la humanidad no fue creada por dios. El sólo creó a los hebreos. También muestra los trucos que los obispos del concilio de Nicea usaron para convertir los cuentos regionales de los hebreos en cuentos universales.


       Este libro también explica el éxodo, pero desde una perspectiva diferente. Hasta ahora, a este evento bíblico se le considera mito o milagro.  El autor asegura que no es ninguna de las dos cosas. Lo analiza desde un ángulo nunca antes usado por ningún autor, la perspectiva de la gente que era guiada a la libertad por Moisés. Esas personas son la pieza más importante del rompecabezas, y ellos dices una y otra vez que Moisés no realizó ningún milagro en su camino a Canaán.

       

       El autor también prueba que los diez mandamientos no fueron escritos para que todos los siguieran. Fueron escritos sólo para los hebreos. Fue Constantino quien les dio el sentido de universalidad.

Se expone una teoría de quien pudo haber sido Moisés realmente. Según el autor, Moisés no era de origen hebreo.


       El libro también descubre la verdadera voz de dios. Dice quién está suplantando al nuevo dios. También explica cómo esas personas manipularon la verdad para ganar poderes económicos y políticos.


       También prueba que la biblia fue producto de la mente de hombres y no de inspiración divina.


Siguiente >>


  


Site developed by Sergio Arroyos