Según el viejo testamento de Constantino, Yahvé o Jehová creó a la humanidad, pero no le importaba toda ella. Decidió ser guía, protector y benefactor de solamente una minúscula parte de los seres humanos, los hebreos. De los primeros ancestros de los hebreos, Adán y Eva, Yahvé o Jehová creó a todas las otras gentes de la tierra, y aún así, los otros, esos que Yahvé o Jehová tanto despreciaba, ¡llegaron primero a la tierra prometida! No lo entiendo. Si Adán y sus descendientes fueron los primeros que dios hizo, ¿cómo es que los otros les ganaron la tierra que aquellos iban a ocupar? Sé que dirán que los cananeos eran descendientes de Noé, pero si lo eran, ¿por qué Yahvé o Jehová no se preocupaba de ellos?


       Primero le hizo la promesa a Abraham:


Génesis


12:1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.


12:2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.


12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.


       Siguiendo el mandato de Yahvé o Jehová, Abraham salió de su ciudad, Ur, en Babilonia, hacia la tierra prometida. Pero no pudo tomar posesión de ella. Ya estaba ocupada por los cananeos. En lugar de eso, y debido a la hambruna, bajó a Egipto. Cuando regresó de allá, rico y con un pequeño ejército de sirvientes, gracias a su esposa y al faraón, tampoco pudo tomar posesión. De hecho, murió sin ver la promesa de dios cumplida. Después vino Jacob. Y dios le hizo la misma promesa:


Génesis


28:13 Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.


28:14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente.


28:15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.


       Jacob no vivió para ver la promesa cumplida, tampoco. En vez de eso, su familia tuvo que emigrar una vez más. E igual que en tiempos de Abraham, fue por causa de la hambruna. Y una vez más, bajaron a Egipto. Al parecer, Egipto era un lugar mucho mejor para vivir que la tierra prometida. ¿Por qué Yahvé o Jehová no les prometió esa tierra? Tal vez fue porque Egipto era el imperio más poderoso de su tiempo, no había manera de que los hebreos lo pudieran derrotar.


Génesis


41:56 Y el hambre estaba por toda la extensión del país. Entonces abrió José todo granero donde había, y vendía a los egipcios; porque había crecido el hambre en la tierra de Egipto.


42:2 Y dijo: He aquí, yo he oído que hay víveres en Egipto; descended allá, y comprad de allí para nosotros, para que podamos vivir, y no muramos.


       Comprar un poco de maíz no era suficiente para aliviar el hambre en la tierra prometida. La tierra no producía ni lo básico que se necesitaba para sobrevivir. La Familia de Israel tenía que tomar medidas más drásticas_ el nombre de Jacob había sido cambiado para entonces:


Génesis


46:3 dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación.


46:4 Yo descenderé contigo a Egipto, y yo también te haré volver; y la mano de José cerrará tus ojos.


46:5 Y se levantó Jacob de Beerseba; y tomaron los hijos de Israel a su padre Jacob, y a sus niños, y a sus mujeres, en los carros que Faraón había enviado para llevarlo.


46:6 Y tomaron sus ganados, y sus bienes que habían adquirido en la tierra de Canaán, y vinieron a Egipto, Jacob y toda su descendencia consigo;


46:7 sus hijos, y los hijos de sus hijos consigo; sus hijas, y las hijas de sus hijos, y a toda su descendencia trajo consigo a Egipto.


       ¡Eso fue lo mejor que Yahvé o Jehová todopoderoso pudo hacer para salvar a sus amados hijos de perecer de hambre! Enviarlos a Egipto, forzándolos a dejar la tierra que él les había prometido. ¿Por qué no cumple su promesa de darle a Jacob la tierra? ¿Por qué continúa castigándolos? Hasta ese día, ni Abraham, ni Isaac o Israel, anteriormente conocido como Jacob, habían pecado en contra de él. No habían adorado a otros dioses; habían levantado altares en los lugares donde habían recibido algún favor. Hasta se habían casado con sus propias hermanas, primas, etc. Para mantener su sangre pura. Tal parece que a Yahvé o Jehová puede hacer lo imposible, pero las cosas simples como la lluvia, no puede.


       Pero eso no es todo. ¡Olvidó su promesa de estar con ellos!


Éxodo


1:8  Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo:


1:9 He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros.


1:10 Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra.


1:11 11 Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramsés.


1:13 Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza,


1:14 y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor.


       En otras palabras, el pueblo hebreo fue esclavizado. José ya no estaba entre ellos para protegerlos, y Yahvé o Jehová se olvidó de ellos. ¿No causa duda el hecho de que al momento que José muere, su gente comienza a sufrir? ¿Quién estaba protegiéndolos realmente, Yahvé o Jehová, o José?


       Los hebreos tuvieron que soportar siglos, 430 años para ser exactos, de penurias en la tierra del faraón. ¡Sufrieron porque dios les mintió! Les dijo que estaría con ellos, y los abandonó todos esos años.


       ¡Yahvé o Jehová hizo la misma promesa a tres diferentes generaciones y ninguna de ellas la vio cumplida! Los hijos de Israel tuvieron que esperar 430 largos años para que su dios recordara su promesa.


       Esa larga espera es lo que hace preguntarme si Yahvé o Jehová realmente tiene todos esos poderes que lo han hecho famoso. Durante esos 430 años, ningún hebreo trató de hacer algo para escapar de la esclavitud; por eso es que los levitas no pudieron acreditarle a su dios nada heroico.


       Tuvieron que esperar hasta que un líder emergiera para decir que su dios lo había enviado a cumplir su promesa.


<<Anterior  Siguiente>>


  


Site developed by Sergio Arroyos