¿Cómo puede la gente decir que la biblia fue inspirada por dios cuando algunas historias en ella ni siquiera fueron escritas por los levitas? Las copiaron (o tal vez debería decir, las plagiaron) de otras civilizaciones. El cuento de Noé, por ejemplo, fue creado en la antigua Mesopotamia.


       Analicemos, no sólo el origen de la historia, sino también su veracidad. ¿Piensas que en realidad el diluvio ocurrió?


       Esta inundación de resultados catastróficos ha sido ampliamente discutida. Científicos y exegetas han rastreado el diluvio por varias generaciones. Han viajado alrededor del mundo en busca de pistas de tal cataclismo. A pesar del ahínco con el que han trabajado, no han encontrado nada que indique que tal cantidad de agua haya alguna vez cubierto la tierra. El Discovery Channel dedicó todo un programa a este “evento bíblico”. El programa se tituló “El arca de Noé, la verdadera historia”. Fue dirigido y producido por Jean Claude Bragard en el 2003. Dicen que el diluvio debió haber ocurrido hace 5,000 años. También convirtieron las medidas que están en la biblia, y el arca resultó ser de 135 metros de eslora. Tom Vosner, un arqueólogo marino que fue parte del programa, dijo:



“Un bote de 135 metros de largo no podría mantener su forma de barco, y eventualmente se abriría y se hundiría.”


       El programa también estimó el número de especies animales en la tierra. Según sus cálculos, hay 30 millones. Hasta calcularon el tiempo que Noé habría requerido para subir tal cantidad de animales, 30 años. El Geólogo Ian Plimer, otro participante del programa, aseguró:



“Un diluvio de tal magnitud habría dejado señales, y no he encontrado ninguna.”



       También calculó la cantidad de agua que se requeriría para inundar todos los continentes. Su conclusión fue que para cubrir la tierra, se requería cinco veces la cantidad de agua de los océanos.


       Con la cantidad de agua en la tierra, ni siquiera un dios pudo haberla inundado. Es más, la civilización egipcia, que es aún más antigua que los hebreos, no tiene registro de un evento tan importante. Si realmente sucedió, ¿cómo es posible que ellos no se hubieran enterado? No se enteraron porque nunca pasó. Los plagiarios del cuento querían enseñar a sus conciudadanos una lección, así que inventaron la historia de un diluvio para demostrar la furia y el poder de su dios. Querían que su pueblo fuera obediente y leal a su deidad, y que no se mezclaran con otras razas y adoraran a otras divinidades.


       En el programa antes mencionado, se dice que algunos arqueólogos encontraron una tablilla de arcilla en Iraq en 1851. La tablilla narra la historia de Noé. Pero no era hebreo, era mesopotámico. Y era más antigua que los mismos hebreos, así que no fueron los mesopotámicos quienes le copiaron a los hebreos, sino viceversa.


       Los arqueólogos también encontraron rastros de una inundación que data de hace 5,000 años, pero sólo en Mesopotamia. Así que, si hubo un diluvio, no fue global, sino local.


       Eso es lo que los levitas escribieron, después de todo. Ellos no trataron de decir que las aguas cubrieron la tierra; trataron de decir que cubrieron Israel. Fueron los obispos de Constantino quienes crearon la confusión al cambiar la palabra Israel por la palabra tierra. Pensaron que la gente iba a permanecer ignorante toda la vida, y que nunca nos daríamos cuenta de lo que realmente pasó.


       Si los levitas copiaron parte de su biblia, ¿por qué la gente aún piensa que fue inspirada por un dios? O, ¿fue ese dios quien les dijo que le copiaran a los mesopotámicos? Tal vez les haya dicho, “Me estoy cansando de decirles lo que deben escribir. Copien unos pasajes de los mesopotámicos.” ¿Significa eso que fue él quien inspiró  a los escritores mesopotámicos? Si así fue, ¿por qué no sabían de su existencia?


       La verdad es que ningún espíritu santo le dijo a los levitas que escribir. Escribieron lo que consideraron conveniente para guiar a la gente. Pero sólo a la gente de su pueblo, no a ti ni a mí. Ellos no consideraban al resto de la humanidad sus hermanos, ni siquiera sus iguales. Los llamaban incircuncisos, extranjeros o gentiles. Ellos preferían casarse con sus propias hermanas, a casarse con una mujer de cualquier otra raza.


       Así que la idea de que todos provenimos de Adán y Eva, no es de los hebreos. Esa idea vino de Constantino y del concilio de Nicea. Estaban interesados en hacernos creer que todos éramos parte del mismo pueblo para que aceptáramos al dios que estaban promocionando para beneficiarse de él.


       Según la biblia, dios escogía a los profetas que guiarían al pueblo. Sin embargo, ningún acto divino elige a los papas. ¿Quién los elige? ¡Los cardenales! Simple mortales. ¿No es al menos sospechoso que dios no le hable a ninguno de los cardenales para decirle que él va a ser el próximo pontífice? ¿Qué pasaría si el día del Cónclave para elegir al nuevo papa, uno de los cardenales dijera, “Acabo de hablar con dios y me dijo que yo iba a liderar a la iglesia.” ¡Ninguno de sus homólogos le creería! Estoy seguro que le dirían, “Oye. Esa mentira es para los demás. Estamos seguros que no hablaste con dios porque no hay ningún…


<<Anterior  Siguiente>>


  


Site developed by Sergio Arroyos